Etiquetar Archivos: Rusia

Mucho Sochi

He escuchado muchas cosas buenas de Sochi en general, particularmente de Krásnaya Poliana, pero, aun así: nada le gana al hecho de verlo en persona. Eso es: por alguna extraña razón, nunca he visitado Sochi como se merece. Ok, sí, estuve hace dos años para la Fórmula-1, pero solo pude ver la pista y el parque olímpico.

Esta vez, a pesar del típico horario ocupado por negocios, tuve la oportunidad de admirar la ciudad y sus sonidos, incluso pude hacer senderismo. ¡Y cómo me gustó! Me he quedado bastante sorprendido de lo genial que es Sochi. Simplemente, no me podía creer que este fuera un pueblo ruso en el Mar Negro. ¡Cómo han mejorado cambiado las cosas!

Krásnaya Poliana también me impactó con su amplitud, modernidad, brillo (todo nuevo), la amplitud de sus calles y su gente caminando a la orilla del río.

Honestamente, no recuerdo ningún otro complejo turístico para esquiar que sea tan cómodo como Karsnayá Poliana, ni siquiera los que están en los Alpes. Después de todo, los complejos turísticos de esquí europeos, han sido aldeas de agricultura anteriormente, que con el paso de los años se han transformado en pueblos para esquiar. La diferencia es que este se ha construido especialmente para esquiar, y han hecho muy buen trabajo. Seguir leyendo:Mucho Sochi

Album de fotos de Flickr

Instagram

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

Altai-2016: Parque Acuático Katun

Después de los rápidos de Shyoki, el Katun se transforma en un río relativamente calmado y se queda así por 200 kilómetros, donde la suave (sin embargo rápida) corriente es sola y raramente interrumpida por cortos tramos de rápidos. Está rodeado de montañas, frondosos bosques y campos, y no hay ninguna persona a la vista en kilómetros, excepto nosotros. Ni siquiera vimos a algún animal salvaje excepto patos, y algunos tipos de nettas o cormoranes locales que volaban ocasionalmente a lo largo del río.

Nuestra balsa con turistas a bordo salpicó río abajo, el capitán estaba callado, no había órdenes de remar, así que disfrutamos de la vista y de los paisajes mientras flotábamos. El sol salió, nos calentó y nos miró desde arriba. Y así nos dejamos llevar en la meditación y el nirvana…

Pocas veces nos tuvimos que levantar para ejecutar órdenes como “remen hacia adelante con la izquierda, y hacia atrás con la derecha”, entrar nuevamente en otro tramo de rápidos adecuadamente, y tomar una fría ducha de agua de río. Las olas son bastante largas y en el frente de la balsa había entrado un poco de agua, así que los pasajeros turistas sentados en la parte trasera tenían que soportar frías duchas de vez en cuando. El capitán-timonel típicamente permaneció seco, bueno, es un profesional, no hay dudas sobre ello.

Seguir leyendo:Altai-2016: Parque Acuático Katun

Altái – 2016: mejillas rellenas y rápidos.

En el pasado, cuando escuchaba las palabras Río Katún, o solo Katún, me imaginaba rápidos y descenso de ríos. Era lo primero que pasaba por mi mente. Ahora, esa idea fue establecida después de mas de 400km de descenso de ríos, muchos rápidos, y solo Dios sabe cuantas miles de remadas. Pero Katún ya no solo significa descenso de ríos y agua, es un lugar con sublime belleza.

Seguir leyendo:Altái – 2016: mejillas rellenas y rápidos.

Altái-2016: Heli-Belukha y Acua-Katun

Esto nunca había pasado, pero está pasando otra vez.

¿Quién podría rechazar la oportunidad de volar en helicóptero sobre picos puntiagudos y profundos barrancos? Sin mencionar volar por primera vez sobre Beluja, ¡además de la oportunidad de llevarte tu equipo de rafting hasta la cabeza del río Katun!

Pero ¿por qué usar palabras? Este es un lugar para ver en fotos, no para leer…

Seguir leyendo:Altái-2016: Heli-Belukha y Acua-Katun

Altái 2016: El colorido monte Beluja

Nuestro primer destino fue el monte Beluja. Es un lugar famoso, pero solo en ciertos ámbitos, lo que es una pena porque el sitio es del todo impresionante. Es precioso, monumental, gigantesco. Hay nieve, glaciares, rocas de colores, vegetación, ríos blancos (“harina de roca”) y cascadas espumosas y blancas con el agua más deliciosa y pura. Pero decidimos comenzar en el Pueblo de Piedra (un lugar de culto para los conocedores y fans de Roerich y sus fuerzas naturales secretas, en busca de un Altai Shambhala). Después de un pequeño paseo a lo largo del Jarl, te lleva hacia la corriente del mismo nombre (puedes verla aquí).

El pueblo de Piedra no generó mucho entusiasmo. Un miembro del grupo lo llamó una colección de materiales de construcción de origen local.

Seguir leyendo:Altái 2016: El colorido monte Beluja

Altái-2016: La gran ruta acuática

¡Hola a todos!

Altái es uno de los lugares más fascinantes y mágicos del mundo.

No solo es hermoso, tiene algo más. Quizá sea algún tipo de energía especial en las rocas o algo que no conocemos. En este lugar los colores brillan más, el agua sabe mejor, el césped es más verde y las montañas se diferencian más de los alrededores. Este año tuve la suerte de pasar tres semanas en Altai con un grupo de aventureros como yo.

Hicimos un poco de senderismo, viajamos en helicóptero y navegamos por el río Katun.

En resumen, caminamos 70 kilómetros hasta el lago Akkem y sus alrededores, sobrevolamos el monte Belukha en helicóptero, volamos al nacimiento del Katun y navegamos hacia la parte baja del río, casi 400 kilómetros en total (¡CUATROCIENTOS KILÓMETROS!) descendiendo casi un kilómetro en el eje vertical. Esas han sido mis “vacaciones de verano”.

Y estas son las fotos.

Seguir leyendo:Altái-2016: La gran ruta acuática

Déjenme mostrarles Moscú con mis ojos.

Privyet droogs! (Hoy los saludo en ruso)

 

Cuando me preguntan en qué parte del mundo vivo, siempre respondo Moscú. Sin embargo, solo vivo aquí de 4 a 5 meses al año (el resto del año hago viajes de negocios). Y en esos 4 o 5 meses del año puedo veo un poco la ciudad, además de las rutas que siempre recorro entre mi oficina, mi departamento, y los 3 aeropuertos de Moscú. De vez en cuando voy al centro de la ciudad a hacer algunas cosas, como ir al dentista, nuestra fiesta de fin de año, o a la clínica por mi vacuna contra la fiebre amarilla (que es necesaria para algunos países de Latinoamérica y África). Además de eso, casi nunca lo visito. ¿Quién lo diría? Yo, que soy una persona que prácticamente no deja de viajar – ¿casi nunca puedo visitar bien la ciudad donde vivo? Eso es raro. Así que este fin de semana decidí cambiar este problema. Acompañado de otros dos “turistas” residentes de Moscú con los que he viajado muchísimo, llegó el momento de “visitar” Moscú – al menos una parte- en una rápida marcha de 6 horas…

Comenzamos en la Colina de los Gorriones, y terminamos en Molochny Pereulok, o en Dairy Lane (“La Calle de los Lácteos”):

Seguir leyendo:Déjenme mostrarles Moscú con mis ojos.

De regreso a mi antiguo hogar

¡Novorossiysk también es mi ciudad natal! Nací aquí hace 50 años y medio. Mi familia vivió en este – en el número 21 de la calle Revolución de 1905 – por varios años. Nos mudamos a Khlebnikovo  a principios de los 70, en la región de Moscú, y ahí fue donde comencé a ir a la escuela.

Aquí está el número 21:

En este patio jugaba en la caja de arena, monté mi primera bicicleta, y escalé los árboles de melocotón y moras… Vaya, ¡cuánta nostalgia!

Seguir leyendo:De regreso a mi antiguo hogar